20 Sep, 2018 - 10:51
Menú

Comentarios

Va dir ...

-- Oteiza

Online?
Actualmente hay 111 invitados y 0 usuarios registrados en línea.

Puedes loguearte o crear una cuenta nueva aqui.

e-madrid.org

e-barcelona.org
Mascarell: "Montoro debe entender que no es malo destinar dinero a la Cultura"

Un plenario unipersonal

Manifiesto de los trabajadores del MACBA

El Macba despide a nueve trabajadores, el 10% de su plantilla

NUEVO PLAN DE MASCARELL

e-norte

e-sevilla.org
[no title]

[no title]

[no title]

[no title]

[no title]

  : Apaguemos Canal 9. Salvemos la prensa

17532 lecturas 
RTVV-C9 

LEVANTE-EMV, Antonio Laguna

Un fantasma recorre la Comunitat: el fantasma de Canal 9. No viste de blanco, sino de azul gaviota. No arrastra una cadena, sino tres al mismo tiempo que tiran de unas mismas siglas. No es sólo una televisión, ni una radio, ni una fábrica de sueños. Es el gabinete negro de propaganda del partido que gobierna la Generalitat. Nacida, según reza su carta fundadora, para consolidar una nueva cultura política autonomista, vertebrar la Comunitat y fomentar el uso del valenciano, dos décadas después Canal 9 es sólo un caro y torpe instrumento de propaganda que une sus destinos al del partido que en estos momentos dirige el gobierno de la Generalitat. No en balde su director general, Pedro García -otro de los citados en los regalos de trajes de la trama Gürtel e íntimo del Bigotes que tampoco ha sido noticia en la cadena autonómica-, era antes el jefe de prensa de Camps.


 

Hoy RTVV es una empresa en quiebra técnica, con una deuda superior a los 1.200 millones de euros, repudiada por una buena parte de la población valenciana que la identifica con todo aquello que caracterizaba a los medios durante el franquismo: la manipulación, la desinformación, la propaganda y la censura. Hoy, asumámoslo, Canal 9 es un anacronismo, cuando no una amenaza intolerable en la vitalidad de nuestro sistema democrático. Por eso, cada día que pasa en esta deriva, la reconversión se hace más difícil y el cierre por derribo se dibuja como la única opción. Sucede también hoy que la crisis económica ha llevado a los diarios tradicionales, los de papel y venta en quioscos, a una situación en la que, más que reconversión digital, muchos apuntan el cierre por ruina como única salida. De momento, son miles de periodistas los que están sufriendo esta salida en forma de despido e incluso algunas cabeceras se plantean suprimir su edición en papel. Sucede, por tanto, una curiosa coincidencia: Canal 9 y la prensa unidos por el mismo augurio aunque por diferentes causas, uno por su incompatibilidad con la democracia; los otros por su incompatibilidad con un nuevo mercado de la comunicación presidido por lo digital y lo gratuito. Llegados a este punto, irrumpe la pregunta: ¿puede nuestro actual sistema democrático prescindir de una televisión pública como Canal 9 y de una prensa diaria de pago como la que circula cada día en nuestros quioscos? Hace apenas una década, cuando Internet no era más que una extraña novedad, hubiese contestado que no. Hubiese dicho que no podíamos dejar la información audiovisual exclusivamente en manos del mercado. Porque los 8 de cada 10 valencianos que se informan a través de unos telediarios que compiten en sensaciones y espectáculos para ganar audiencia, ganarían en distracción lo que pierden en conocimiento. Pero hoy, cuando hemos entrado en el estadio del periodismo digital y, sobre todo, cuando la prensa se debilita hasta el extremo de peligrar su existencia, la respuesta es clara: cerrar Canal 9 y salvar la prensa. Prescindamos de un medio que solo nos muestra imágenes sesgadas, por otros que nos hagan leer y pensar.

No es novedad. La Francia de Sarkozy ya ha dado un ejemplo en este sentido al crear un primer paquete de ayuda a la prensa de 600 millones de euros. Y es que, antes los graves síntomas que ofrecen las empresas periodísticas, cada vez son más las voces que empiezan a mirar hacia el Estado reclamándole una intervención similar a la protagonizada con el sistema financiero. Es decir, si la salud económica del país requería una inyección de capital en los bancos, la salud democrática requiere de algo similar en los medios impresos. Aprovechemos, pues, la crisis para dar el gran salto hacia delante redefiniendo la dimensión pública de una prensa que lanza señales de SOS. Salvar la prensa no es sólo destinar el dinero de Canal 9 a los diarios. Salvar la prensa tampoco es dar dinero sin más a las empresas editoras, tal como sucede hoy en día con los casi cuatro millones de euros que el Consell dona a los principales diarios sin norma ni criterio. Salvar la prensa pasa, también, por salvarla de la hipoteca del poder y de las intervenciones políticas en las redacciones a cambio de publicidad institucional u otro tipo de ayudas. Salvar la prensa, es, sobre todo, salvarla de la tentación del amarillismo, del servilismo, de la basura y de cualquier treta sensacionalista que pueda idearse para ganar audiencia fácilmente. Salvar la prensa es salvar la calidad de la democracia. Por ello, la alternativa es la calidad, la profesionalidad periodística y la independencia. La solución es un organismo autónomo regulador que, de acuerdo con normas universales de lo que es periodismo de calidad, regule y desarrolle un sistema de protección para la prensa escrita. Un sistema de ayudas que excluya al periódico que incumpla las reglas básicas de buen periodismo: la veracidad, dejando fuera de esta protección al medio que siga apostando por las invenciones, los rumores o las meras insidias; la relevancia pública de los hechos que se transmiten y, por lo tanto, su interés social, dejando fuera a quien convierta la anécdota en portada; la diferenciación clara entre opinión e información, tan desdibujada en nuestros días, dejando fuera a los medios que ejercen de meros voceros del poder. Salvar la prensa es salvar el periodismo, a los periodistas, a la democracia, a la dignidad y, en definitiva, a todos nosotros. Apaguemos Canal 9, demos una oportunidad a la inteligencia.


Martes, 02 Junio, 2009   Enviar esta historia a un amigo  Versión imprimible  

Technorati iconDigg icondel.icio.us iconYahoo MyWeb iconGoogle iconMeneame icon

Comentarios

Mostrar Orden
Comentarios que no salen. Nota editorial
por dmadmin
en 02 jun, 2009
[ Respuesta ]

Canal 9
por dmadmin
en 02 jun, 2009
[ Respuesta ]

CANVI DE GOVERN JA!!!!!!
por Anonymous
en 02 jun, 2009
[ Respuesta ]

mismo perro con distinto collar...
por Anonymous
en 02 jun, 2009
[ Respuesta ]

pues eso, que lo cierren
por dmadmin
en 02 jun, 2009

desmantelamiento ya

[ Respuesta ]

EX-AMICS DE L'IVAM

Buscar Google
Búsqueda

InterACCIONES (post) ELECTORALES


Sobre las relaciones del arte con los mecanismos de participación política, no sólo electoral

Ara TV


e-valencia TV



Destrucción a toda costa
Informe anual de Greenpeace que analiza el estado del litoral Entre el lamento general y la falta de acción política para protegerlo, el litoral se nos sigue escapando entre las manos. Descargar PDF
Nuevo informe 2007

Relacionado

La noticia más leída en relación al tema RTVV-C9:
Apaguemos Canal 9. Salvemos la prensa

Llenguatge
Idioma preferido:


Revista Mono


Mono Special Edition: e-valencia. Stuttgart. On Difference #1

Mono Blog


Tribuna blogs

*

*

*

AVUI

Bienal de Valencia
»»Bienal de Valencia_Participa««

»»Bienal de Valencia_Noticias««

»»Bienal de Valencia_Info««

Categorías

Ciutadans




 


 ¿Has perdido tu contraseña?
 ¿Nuevo usuario? ¡Registrate!