21 May, 2018 - 08:03
Menú

Comentarios

Va dir ...

--

Online?
Actualmente hay 129 invitados y 0 usuarios registrados en línea.

Puedes loguearte o crear una cuenta nueva aqui.

e-madrid.org

e-barcelona.org
Mascarell: "Montoro debe entender que no es malo destinar dinero a la Cultura"

Un plenario unipersonal

Manifiesto de los trabajadores del MACBA

El Macba despide a nueve trabajadores, el 10% de su plantilla

NUEVO PLAN DE MASCARELL

e-norte

e-sevilla.org
[no title]

[no title]

[no title]

[no title]

[no title]

  : Una estatua de Juan Pablo II en Valencia

1495 lecturas 
Arte General

LEVANTE-EMV, Francisco Gil Gandía

El próximo domingo será beatificado en Roma el papa Wojtyla. Su vida entera fue un constante mensaje del amor de Dios y de solidaridad universal entre los hombres. Algo que impactó a todo el mundo de tal forma que, recién muerto, el pueblo romano y gran número de peregrinos, reunidos en la plaza de S. Pedro, gritaron a una sola voz «¡ Santo súbito¡». Santo enseguida. Lo que a pesar del deseo de tantísimas personas y de su mismo Sucesor en el pontificado, no fue dispensado de un proceso sumarísimo como al resto de los mortales. Su principal milagro, realizado a una religiosa francesa, desahuciada de una enfermedad incurable, inclino la balanza para ser incluido en el catálogo de los beatos, primer paso para llegar a santo.



Viajero incansable, como heraldo de la paz y reconciliación, estuvo varias veces en España, y en nuestra Valencia en noviembre de 1982, en que ordenó a gran número de sacerdotes en la Alameda, después los reunió en el Seminario de Moncada, invitándoles a un plato de paella , aunque quiso partir rápidamente hacia Alzira para dirigir palabras de aliento y consuelo a las gentes de la Ribera, afligidas, por aquella terrible inundación originada por la falta de consistencia del pantano de Tous. Cuando pudo visitó la ciudad, el Santo Cáliz y habló a numeroso público en la Plaza de la Mare de Déu.
El monumento de referencia ha surgido, por el entusiasmo de un grupo informal de admiradores del nuevo beato y sufragado por suscripción popular. Lo realizará un destacado artista, Pedro Arrue Mora, un hombre polifacético que, guardando las distancias, evoca a los del Renacimiento, por ser pintor, escultor, decorador de retablos e iglesias. Una persona religiosa, de grandísimo gusto y trabajador constante.
Cuando, Juan Pablo II visitó Valencia, Pedro tenía once años, y la figura del Papa, hablando a la gente enardecida en la Plaza de la Virgen, se le quedó tan grabada en su retina que ahora la quiere reproducir. Vestido con amplia capa y con los brazos extendidos como trasmitiendo su mensaje de esperanza y solidaridad. La estatua, de bronce medirá, 178 centímetros y descansará en un pedestal de piedra. Se barajan, varios lugares para su emplazamiento. La plaza de la Virgen, la Alameda u algún sitio más. Aunque tal vez prevalezca la Almoina, ya que este espacio es propiedad de la Cofradía de la Mare de Déu.


Jueves, 28 Abril, 2011   Enviar esta historia a un amigo  Versión imprimible  

Technorati iconDigg icondel.icio.us iconYahoo MyWeb iconGoogle iconMeneame icon

Comentarios

Mostrar Orden
EX-AMICS DE L'IVAM

Buscar Google
Búsqueda

InterACCIONES (post) ELECTORALES


Sobre las relaciones del arte con los mecanismos de participación política, no sólo electoral

Ara TV


e-valencia TV



Destrucción a toda costa
Informe anual de Greenpeace que analiza el estado del litoral Entre el lamento general y la falta de acción política para protegerlo, el litoral se nos sigue escapando entre las manos. Descargar PDF
Nuevo informe 2007

Relacionado

La noticia más leída en relación al tema Arte General:
Breve biografía de Juan de Ribera Berenguer Palau

Llenguatge
Idioma preferido:


Revista Mono


Mono Special Edition: e-valencia. Stuttgart. On Difference #1

Mono Blog


Tribuna blogs

*

*

*

AVUI

Bienal de Valencia
»»Bienal de Valencia_Participa««

»»Bienal de Valencia_Noticias««

»»Bienal de Valencia_Info««

Categorías

Ciutadans




 


 ¿Has perdido tu contraseña?
 ¿Nuevo usuario? ¡Registrate!